Un paseo por Frambues Landia

En los pagos de Margat, Uruguay, un emprendedor apasionado por la innovación agrega valor a todo lo que lo rodea, creando una sofisticada gama de productos premium para el turismo. Por Elina Moreno para SuperCampo, Junio 2016.

De los conductores eléctricos a las “Burbujas del Demonio”, un cambio radical del austríaco Heinz Zirbesegger que eligió Uruguay para convertirse en productor de alimentos únicos.

“Llegué a Uruguay hace 29 años con un contrato de 2 meses para instalar una máquina en una fábrica de conductores eléctricos. Más tarde fui gerente general de la empresa por varios años, pero luego de muchos vaivenes, en 2002 la fábrica cerró y, aunque podía regresar a mi país, decidí quedarme y emprender algo diferente”, recordó Zirbesegger.

Su establecimiento El Gringo se ubica 55 kilómetros al norte de Montevideo en el departamento de Canelones. Un paraíso de frambuesas y delicatessen gastronómicas.

ACCIÓN. El proyecto inicial fue un desafío, Heinz no quería cultivar o elaborar algo común y se propuso exportar aceite de semillas de zapallo, un producto muy apreciado en Europa, especialmente en su país natal. En 2003 montó una pequeña fábrica.

“Empezamos a cultivar una variedad de zapallo que tiene semillas sin cáscaras para la obtención de aceite. Se trata de Cucurbita pepo var. Styriaca, que los austríacos fabrican y consumen hace 150 años”, señaló. Y precisó que “en un comienzo cultivamos nuestras propias semillas, llegamos a cultivar 15 hectáreas de zapallo, pero la inestabilidad climática nos jugó en contra y decidimos importarlas para disponer siempre de materia prima”.

Se necesitan 2,5 kilos de semillas de zapallo para obtener 1 litro de aceite

El aceite de semillas de zapallo que logró fue de excelencia, tanto que en 2005 una organización francesa referente en alimentos diferenciados lo eligió entre otros pocos productos uruguayos para exportar a París, y así lo hizo en varias oportunidades. Las semillas de zapallo se utilizan en Europa mayormente en la industria farmacéutica. En tanto que el aceite reduce el colesterol y previene afecciones cardiovasculares. Es común su utilización para aderezar ensaladas y para salsear helado de crema una combinación que desafía los sentidos. Los chefs europeos de los cruceros que se acercan al establecimiento son los principales compradores de este aceite.

APROVECHAMIENTO. La semilla se seca y se muele a polvo, luego se tuesta y se pasa por una prensa en frío. Por cada 2,5 kilos de semillas de zapallo se obtienen 1 litro de aceite y 1,5 kilos de harina. Esta harina libre de gluten posee un nivel alto de ácidos grasos insaturados, al igual que proteínas (cerca del 50%) y alfa tocoferol, un potente antioxidante conocido como vitamina E. Heinz la utiliza para hacer pastas y panes que sirve en el restaurante que inauguró hace 4 años.

Según el emprendedor, las condiciones agroecológicas de la región son más favorables y el producto final tiene un mejor sabor. También desarrolló una línea de semillas de zapallo tostadas con sal, ahumadas, bañadas en miel y con chocolate que comercializa en su finca y en algunos locales de Montevideo.

DIVERSIFICAR E INNOVAR. Lejos de quedarse sólo con los productos derivados de las semillas de zapallo, junto a un amigo alemán también radicado en Uruguay, Heinz decidió plantar frambuesas con la idea de fabricar aguardiente, bebida que tiene una interesante demanda en Europa.

Así nació Frambues Landia, una finca agroecológica con frambuesas de variedades conocidas, pero también otras menos comunes en la región del río de La Plata, como las negras, las amarillas y las doradas, convirtiéndose en la primera y única plantación de Sudamérica en cultivar y comercializar frambuesas de 4 colores.

Frambues Landia es el único establecimiento de Sudamérica que produce y agrega valor a frambuesas de 4 colores.

“Todos los años tratamos de incluir nuevas variedades, pero el gran problema en estos cultivos y en nuestra zona es la escasez de mano de obra”, se lamentó Heinz.

La plantación cuenta con dos tipos de frambuesas, las reflorecientes que producen dos veces en la temporada, como las rojas Himbo Top o las amarillas Golden Bliss; y las no reflorecientes que sólo fructifican una vez, como las negras Black Jewel. La temporada comienza en noviembre y termina en abril, pero con temperaturas cálidas y ausencia de heladas la fruta puede anticiparse, extendiéndose la temporada hasta mayo.

Apenas se cosecha la fruta se clasifica y se refrigera. Heinz cuenta con una tecnología que le da un plus en poscosecha. Se trata de un generador de ozono que ayuda a preservar la calidad de la fruta refrigerada. Tiene capacidad para producir poco más de 10 toneladas de fruta por temporada.

“Actualmente trabajamos con dos clientes, el Mercado Agrícola de Montevideo (MAM), al que le vendemos fruta fresca, y un operador de cruceros al que le entregamos fruta fresca y congelada. También proveemos algunos restaurantes de Montevideo y el resto lo vendemos en la finca”, detalló el productor.

Los mix de berries frescos de Frambues Landia fueron los primeros snacks IV gama de Montevideo.

Una novedosa propuesta con sello Frambues Landia fueron los productos IV gama aprovechando la fruta fresca de estación. Berries frescos en porciones de 80 gramos, listos para comer: frambuesas de colores por un lado, y mix de frambuesas con arándanos, frutillas y uvas verdes por otro. “Fueron los primeros snacks saludables de fruta fresca que se comercializaron en el MAM”, afirmó con orgullo Heinz.

Otra de las innovadoras incursiones de Heinz son las bebidas frizzantes que elabora con los diferentes tipos de frambuesas. Burbujas del Demonio es el sugestivo nombre que eligió para estas especialidades color dorado, rojo y negro.

Burbujas del Demonio, el frizzante delicatessen de Heinz.

En esta misma línea se enmarca su último proyecto, elaborar aceite de pepitas de damasco y un aguardiente de esta fruta. Es un producto de alta gama que surgió en Austria a partir del desecho de los carozos por parte de las fábricas de mermeladas. El gran problema es que se necesitan 3000 carozos para producir 1 litro de aceite, por lo que habría que importarlos. Otro gran desafío que motiva a Heinz a seguir en el camino de los alimentos delicatessen con un plus de calidad e inventiva.


Claves para poner en marcha un emprendimiento

Por Leandro Schvartzer, Presidente de la Fundación La Fundación Proyecto Emprender (PROEM)

En los últimos años el ecosistema emprendedor se ha expandido y diversificado, y todo indica que esta tendencia continuará. Cada vez más personas encuentran en el emprendedurismo una alternativa al paradigma tradicional del empleo en relación de dependencia. Como referentes de una organización que acompaña la generación y el crecimiento de los emprendedores, podemos señalar algunas prácticas y consejos para quienes deciden comenzar sus propios proyectos. Primero conviene definir claramente el producto o servicio a desarrollar. Luego, establecer el público de tu emprendimiento. Analizar minuciosamente el mercado, la competencia y las tendencias emergentes. Recomendamos buscar oportunidades de mercado en ambientes dinámicos. “Salí a la cancha” lo antes posible. En lugar de realizar grandes inversiones, resulta conveniente testear la propuesta con una prueba piloto para conocer la perspectiva del consumidor e ir realizando las modificaciones necesarias. Por último, sé persistente y flexible.