Gabymachel, productos gourmet con esencia misionera

Hace más de 10 años Gabriela Machel puso primera al emprendimiento que rescata la tradición familiar de las conservas aprovechando los recursos de su Montecarlo natal.

Gabriela Machel o mejor “Gaby”, como la llaman todos, no tiene respiro. Sus días transcurren sin un minuto de descanso, pero ella afirma que no puede ser de otra manera. Con un pie en la casa familiar en Montecarlo, donde tiene su establecimiento productivo y pronto inaugurará su nueva fábrica, y otro en Buenos Aires donde reside, Gaby reparte su tiempo entre el paisajismo y la ambientación, la cocina, los viajes a ferias y exposiciones y su familia que la apoya y acompaña incondicionalmente.

Una mujer que sabe ponerle el cuerpo al trabajo y que comparte su experiencia con otros productores y elaboradores. Gaby cuenta su recorrido como emprendedora, desde la capacitación hasta la realización del proyecto que pronto le permitirá abrir su nueva fábrica dando un salto productivo muy importante. Recientemente se incorporó al grupo de productores Bonsanté, ampliando su participación en ferias y exposiciones de alimentos gourmet saludables.

“Hacer conservas es algo que siempre se hizo en mi familia, es algo que en casa heredamos de nuestros abuelos europeos. Ya desde chica aprendí a conservar los productos de la huerta y los frutales para aprovecharlos todo el año”, recordó Gaby.

Ella cuenta que el emprendimiento o idea nació en julio del 2007 después de su divorcio. Sucedía que como paisajista, en los meses de verano en Buenos Aires el trabajo mermaba, y si bien el plan era visitar a su familia en Montecarlo, fiel a su personalidad activa y pujante, tampoco quería estar allá sin hacer nada.
“Tenia conocimiento de las frutas de verano y vi la posibilidad de arreglar la cocina de mi madre y habilitarla para hacer las conservas en forma artesanal”, contó. Y agregó que “cuando lo hablé con mis tres hijos varones y mi familia les encantó la idea, así que nos pusimos a trabajar para convertir ese proyecto en una salida laboral y económica para la familia, aprovechando productos locales”.

Uno de los puntos fuertes de los productos Gabymachel es precisamente la originalidad de sus ingredientes y combinaciones. Ella explica que eligió las frutas tropicales no solo por la abundancia, sino por que no se usaban en la elaboración de conservas, lo que significaba también un buen nicho comercial. Así fue que lanzó al ruedo los primeros frascos de chutneys, apostando a que en las góndolas no había este tipo de productos, al menos no con frutas de su zona. Este primer paso se vio reforzado por una red de ventas compuesta por amigos y contactos de trabajo, luego surgieron las bandejas para regalos empresariales con las que consiguió darse a conocer.

En su abanico de productos, la marca Gabymachel cuenta con una línea de chutneys, otra de mermeladas, otra de salsas y confituras todas elaboradas con materias primas locales entre las que se destacan el maracuyá, el mango, el ananá y el mamón.

Pero además de los productos gourmet, Gaby cultiva orquídeas, brindando asesoramiento sobre estas bellas plantas e incorporándolas como toque distintivo de sus regalos empresariales y sus trabajos de paisajismo y ambientación.

Después de 5 años de trabajo y dedicación, Gaby reconoce que lo positivo de su pyme es “todo lo que me permitió crecer tanto en lo personal como empresaria, la desventaja es que día a día hay cosas por atender y muchas veces no dependen de mí, y por una cuestión de tiempo y distancia me es difícil a veces resolver los problemas en tiempo y forma”. Justamente tener el campo en Misiones y vivir en Buenos Aires es uno de los factores críticos en la rutina de Gaby y la dinámica de su empresa, sobre todo al momento de realizar capacitaciones y asistir a cursos. Sin embargo, Gaby pudo sortear esta dificultad realizando una capacitación a distancia con El Nuevo Agro, que significó tiempos y horarios más flexibles.“Creo que la capacitación a distancia es una herramienta muy positiva, ya que puedo seguir con mi otras actividades ya sea en Buenos Aires o Misiones, sólo es cuestión de buscarse momentos y amigarse con la tecnología y voilà!”, señaló Gaby. Y comentó que “al principio, como todo, me costó un poco familiarizarme con la tecnología, pero hoy la considero una herramienta súper practica; pude aplicar muchísimo de los aprendido al proceso productivo, y sobre todo me dio mucha seguridad de que lo que estaba haciendo era lo correcto”, afirmó la misionera. En este sentido opinó que “no solo considero que es una herramienta del futuro, sino que también posibilita que me relacione con otras personas de distintos puntos del país y otros países, lo que me permite enriquecerme a partir de las experiencias personales compartidas”.

Punto de inflexión

Hoy esta empresaria enfrenta el desafío de la expansión. En octubre espera inaugurar la fábrica, un edificio nuevo donde podrá cumplir los las tres patas para consolidar su emprendimiento en franco crecimiento: calidad, continuidad, cantidad.
Gaby recomienda a los emprendedores como ella, que inviertan tiempo en capacitación, y que no descuiden la imagen y el packaging de sus productos porque son la puerta principal para que el consumidor tome una decisión de compra.
Algo que destaca a Gaby, además de su fuerza emprendedora, es su optimismo. Hoy trabaja por la difusión de las actividades productivas y turísticas de Misiones, como verdadera embajadora de los atractivos que tiene su provincia, ayudando a otros productores a transitar el camino que ella recorre desde hace 5 años con esfuerzo, dedicación y, sobre todo, convicción.

vea la página web de Gaby y conozca sus productos http://gabymachel.com.ar/